Comunidad Valenciana, Imprescindible Valencia, Valencia

Ciudad de las Artes y las Ciencias

Si algo caracteriza a la ciudad de Valencia del siglo XXI es ese conjunto de edificios vanguardistas que le han puesto a la altura de las ciudades más cosmopolitas e importantes de Europa. Valencia se ha abierto al tercer milenio gracias a saber conjugar esa fantástica arquitectura que vemos en la Ciudad de las Artes y las Ciencias con el agua y la naturaleza.

Ciudad de las Artes y las Ciencias
Ciudad de las Artes y las Ciencias

 

Santiago Calatrava, autor de todo el conjunto, ha sabido dar a este enclave en el antiguo cauce del Turia una belleza inigualable. La Ciudad de las Artes y las Ciencias se compone de varios edificios, cada cual más impresionante: el Hemisfèric, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, el Palacio de las Artes Reina Sofía, el Oceanogràfic, el Umbracle y el Ágora. Por separado y en conjunto, asombran a visitantes y vecinos y su entorno da la paz necesaria para poder disfrutar de todos ellos y su estructura.

El Hemisfèric, inaugurado en 1998, es el primero de todos ellos. Se trata de la sala de cine más grande de España, con tres sistemas de proyección: cine en gran formato (IMAX Dome), cine digital 3D y proyecciones digitales para representaciones astronómicas y espectáculos de entretenimiento.

Hemisfèric
Hemisfèric

 

Exteriormente, se presenta ante nosotros un ojo que, al igual que el nuestro, se abre y se cierra. ¡No os lo perdáis por la noche su reflejo en la fuente! Esa cubierta exterior simula el párpado mientras que la esfera interior, donde se encuentra la sala de proyecciones, corresponde al ojo.

Este edificio representa el ojo humano, el de la sabiduría, y simboliza la mirada y observación del mundo que se descubre a través de sus proyecciones de lo más variadas y siempre recomendables.

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es uno de los atractivos más aclamados dentro de todo el conjunto, junto al Oceanogràfic. Inaugurado en el año 2.000, nos acerca de una forma divertida y curiosa a la física, a la biología o a la tecnología. A través de sus cinco plantas, nos invita a experimentar y adquirir nuevos conocimientos. Es un museo para vivirlo con calma, para dejarnos llevar como niños y para participar porque siempre nos va a sorprender. Exteriormente, la cubierta y la fachada no dejan indiferentes con su juego de nervios de metal y el vidrio que permite la iluminación interior.

Museo de las Ciencias Príncipe Felipe
Museo de las Ciencias Príncipe Felipe

 

El Oceanogràfic, abierto al público desde febrero de 2.003, presume de ser el mayor complejo marino de Europa y no es para menos. Durante su visita, podemos recorrer todos los mares y océanos del planeta y conocer los más singulares ecosistemas marinos. Diferentes edificios para cada uno de ellos: Mediterráneo, Humedales, Ártico y Antártico, Mares Templados y Tropicales, Islas, Océanos y el Mar Rojo, sin olvidarnos del delfinario, uno de los mayores del mundo. Pretende acercarnos a ellos y sensibilizarnos sobre la protección de la flora y la fauna, a veces gran olvidada. Destacan la gran cúpula del Ártico, que recuerda a un iglú, con una esfera de 26 metros de altura y el edificio que corresponde al restaurante submarino y que quizás es el que más fácilmente reconocemos. Diseñado por Félix Candela, desde arriba recuerda a un nenúfar. Todo el recinto, además de sus impresionantes construcciones, está repleto de zonas ajardinadas y estanques, como no podía ser de otra forma.

Oceanogràfic
Oceanogràfic

 

El Palacio de las Artes Reina Sofía, inaugurado en 2005, supuso para Valencia dotarla de algo de lo que carecía: una Ópera, y así introducirla en los grandes circuitos internacionales. Y aunque el edificio resulta impresionante, no ha estado exento de polémicas durante su corta vida, primero por su elevado sobrecoste y después por sus evidentes incidentes.

No obstante y a pesar de estos desafortunados acontecimientos, además del edificio, impacta el entorno, miles de metros cuadrados de ajardinamiento y fuentes, y más aún su estructura vanguardista de más de 70 metros de altura.

Palacio de las Artes Reina Sofía
Palacio de las Artes Reina Sofía

 

El Umbracle, inaugurado en el año 2000, es el mirador de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Desde él, podemos observar el conjunto de edificios que lo componen y los estanques y paseos ajardinados de la zona. Pero además, funciona como jardín aparte con vegetación propia mediterránea y tropical que varía a lo largo de las estaciones. En ocasiones alberga exposiciones de esculturas contemporáneas en el llamado “Paseo del Arte” y de libre acceso, así como el interesante “Jardín de la Astronomía”, un espacio con el que aprender sobre las estrellas o la hora y muy recomendable para visitar con niños.

Umbracle
Umbracle

Por último, el Ágora se concibe interiormente como una gran plaza pública cubierta y diáfana que acoge diferentes eventos artísticos. Su estructura metálica de planta es similar a una elipse apuntada de unos 88 metros de largo por 66 de ancho y destaca por el color azul de su revestimiento.

Ágora
Ágora

 

En conclusión, todo el conjunto está pensado para descubrir, disfrutar y aprender, siendo visita obligada siempre.

1 comentario en “Ciudad de las Artes y las Ciencias”

Los comentarios están cerrados.