Comunidad Valenciana, Imprescindible Valencia, Valencia

La Lonja de la Seda

Situada ante la plaza del Mercado, frente a la Iglesia de los Santos Juanes y el Mercado Central, empezó su construcción en el año 1483 y se le considera uno de los mejores ejemplos del gótico civil valenciano.

Fachada exterior hacia la plaza del Mercado
Fachada exterior hacia la plaza del Mercado

Durante el siglo XV, Valencia experimentó un importante crecimiento a nivel económico gracias al comercio de la seda y fue necesaria la construcción de un edificio que, además de mostrar la pujanza económica, cubriese su necesidad de tener un lugar destinado a las transacciones.

El requisito que se pedía a este edificio fue que se lograse una construcción más bella y suntuosa que las lonjas de Barcelona y Palma de Mallorca, construidas décadas antes, por lo que se le encargó a Pere Compte el proyecto. El arquitecto era bien conocido en la ciudad por haber llevado a cabo las obras del último tramo de la catedral.

Esta construcción es una de las más sobresalientes del gótico civil en España y Europa y ello le hizo convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

El conjunto está formado por tres zonas claramente diferenciadas. En un primer lugar, nos encontramos la Sala de Contratación, una sala que se caracteriza por sus infinitas columnas helicoidales; el torreón, que consta de capilla y dos pisos que se destinaron a cárcel y el Consulado de Comercio, que consta de tres plantas.

La Lonja fue construida en sillares de piedra, mármoles y areniscas, levantada sin contrafuertes gracias a su solidez y estuvo lista en apenas 15 años.

IMG_20181103_125333

 

La Sala de Contratación consta de tres naves separadas por las columnas helicoidales cuyos nervios terminan en las bóvedas de crucería, recordándonos palmeras. Son un total de 24 columnas, 16 de ellas adosadas y 8 exentas en un espacio de 17 metros de altura. Desde ella se accede tanto al Patio de los Naranjos como a la planta baja del torreón, a través de unos imponentes arcos conopiales con rica decoración flamígera.

 

En lo alto de los muros de la gran sala, podemos ver una inscripción latina de letras doradas sobre fondo negro que reza: “Casa famosa soy, en quince años edificada. Compatricios, probad y ved cuan bueno es el comercio que no lleva fraude en la palabra, que jura al prójimo y no le falta, que no da su dinero con usura. El mercader que vive de este modo rebosará de riquezas y gozará por último de la paz eterna”.

Sala de Contratación
Detalle de las bóvedas y las columnas helicoidales

El Torreón sólo puede visitarse parcialmente, pues el primer y segundo piso, a los que se accede por una escalera de caracol, que es una obra maestra de Pere Compte, no están abiertos al público. Sí puede visitarse la planta baja, que corresponde con una antigua capilla de pequeño tamaño si la comparamos con el resto de las estancias, y se atribuye a Juan Guas. A través de ella se accede también a la Sala de Juntas del Consulado del Mar.

 

Esta Sala de Juntas, también accesible desde el Patio de los Naranjos, posee un artesonado realmente espectacular y actualmente sirve a los turistas para descansar de la visita mientras disfrutan de un audiovisual que explica la historia del monumento.

IMG_20181103_124806

Para acceder a la sala de la planta superior, en el jardín hay una escalera en piedra adosada al muro del edificio que nos conduce a un artesonado más impresionante aún del siglo XV, obra de Juan Poyo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIMG_20181103_124214IMG_20181103_123656

 

La ornamentación del edificio y su fachada cuenta con cientos de figuras simbólicas y grotescas, con escenas satíricas y eróticas y, en cada esquina, escudos de la ciudad y relieves fantásticos y realistas que merece la pena observar con detenimiento. Además, imprescindible mencionar las gárgolas y los 40 medallones.

 

 

¿Qué os parece? ¿Conocéis la Lonja? Yo, por mi parte, os recomiendo su visita encarecidamente.