Burgos, Castilla y León, Imprescindibles Burgos

Sendero Minero de Juarros

Sendero Minero de Juarros.

Ruta circular entre San Adrián de Juarros y Brieva de Juarros.

10 kms. Dificultad baja. Tiempo estimado: 4 horas.

Hace unas semanas nos embarcamos en el apasionante mundo del senderismo. Reconozco que siempre hemos sido más de visitar ciudades y pueblos de lo más variados que ponernos las botas de montaña, pero surgió el plan de hacer una ruta con unos amigos y aprovechar esos primeros rayos de sol de un bonito domingo de febrero.

La ruta en cuestión era el famoso “Sendero Minero” que recorre las localidades de San Adrián de Juarros y Brieva del Juarros en Burgos.

Esta ruta, de escasa dificultad, es perfecta para todos aquellos que se inician en el senderismo e incluso para hacer con niños. Aproximadamente son 10 kilómetros que nos invitan a conocer la historia de la minería del carbón en la zona de Juarros desde 1841 hasta 1970, cuya producción era consumida sobre todo por las industrias de Burgos.

Entre masas forestales de robles y pinos, a nuestro paso nos encontramos restos de pozos de minas de carbón y una calera, relacionada con la actividad minera.

Esta ruta comienza y termina en San Adrián de Juarros (a 24kms de Burgos) y en su recorrido pasa por Brieva de Juarros, lugar donde se encuentra la Ermita de las Nieves y la calera.

Al poco de comenzar esta ruta, ya nos encontramos un panel que nos informaba sobre la formación del carbón, tan importante para conocer la historia de la zona y su esplendor. Como curiosidad, podréis leer que en ese punto, existió un mar cálido de poca profundidad  hace 310 millones de años, que favoreció la aparición de las minas de carbón.

IMG_20190224_113204

IMG_20190224_113352

Continuando nuestra ruta pudimos disfrutar de la calma del campo, ver vacas pastando sin que les importase demasiado nuestra presencia y darnos un buen baño de bosque.

Pronto llegamos al Mirador del Valle de Salechón. Frente a nosotros, pinos de repoblación ocupando una extensa superficie. Se trata de una zona llena de contrastes vegetales, pues a nuestros pies también pudimos ver la vegetación autóctona de hoja caduca, con robles melojos o rebollos, entre otras.

IMG_20190224_121046IMG_20190224_121235

Continuando nuestra ruta hacia el Valle Minero de Matalasnovillas, ya nos anticipaba que encontraríamos varias entradas de minas, como la Mina Esmeralda, que atravesó por muchos problemas por su peligrosidad. Fue además una de las más antiguas explotadas en la zona, a pesar de todos los hundimientos de galerías que sufrió y los reventones de agua.

IMG_20190224_123334IMG_20190224_123359IMG_20190224_123415

IMG_20190224_123434IMG_20190224_123500

A pocos minutos, el Molino de Brieva parecía fundirse en toda la vegetación. Por supuesto, invadido por plantas autóctonas nos dejó ver lo que fue y nos invitó a acceder a su interior.

IMG_20190224_124223IMG_20190224_124241

Ya aproximándonos a través de la naturaleza, por un estrecho camino, llegamos a Brieva de Juarros. Nos dio la bienvenida la pequeña Ermita de Nuestra Señora de las Nieves, un lugar perfecto para hacer una pequeña parada antes de continuar nuestro camino.

IMG_20190224_124711IMG_20190224_124806

Como recomendación os diré que llevéis algo para tomar en la mochila, pues en esta localidad no hay bar (algo raro en nuestro país que siempre suele contar con un bar, tasca, cantina o similar, por pequeño que sea el lugar).

En este momento llegamos a la calera, un horno donde se calcinaba la roca caliza para obtener la cal. Con forma de pirámide truncada, está construida en piedra aprovechando la ladera de la montaña. Esta calera era la más pequeña de las dos que funcionaban en Brieva de Juarros.

IMG_20190224_125008IMG_20190224_125041IMG_20190224_130118

La ruta continúa de vuelta a San Adrián de Juarros pero nosotros debimos desviarnos y continuar por una ruta alternativa hacia Salguero de Juarros (y desde ahí a San Adrián de Juarros, lo que nos llevó a hacer unos 4kms más de los planeados). Nos topamos con un grupo de cazadores que “muy amablemente” nos “invitaron” a no continuar nuestro camino por el sendero minero pues estaban de batida y les entorpecíamos su cometido, por mucho que dijesen que era por nuestra “propia seguridad”.

Evidentemente esto nos fastidió la ruta, nos indignó y nos dejó muy mal sabor de boca, así que si os animáis a hacer este sendero, aseguraos de que no es día de caza. Finalmente nos alegramos de ver escapar un jabalí enorme en dirección contraria a los cazadores.

Seguro que dentro de no mucho tiempo nos animaremos a repetir esta ruta y terminarla por el camino adecuado. ¿Alguno de vosotros conoce el Sendero Minero? ¿Qué otras rutas conocéis que os hayan impresionado? Os leo en los comentarios. ¡Hasta el próximo post!