Braga, Portugal

Bom Jesus do Monte

Viajar a Braga significa hacer una parada obligatoria en el Santuario de Bom Jesus do Monte. Es, sin duda, lo que a mí más me gustó de la zona, no sé si por su impresionante escalera en zig-zag, por las vistas o por el bucólico paisaje.

Braga
Vistas de Braga

Hace ya muchos años estudié este monumento y sabía perfectamente qué iba a encontrarme a medida que avanzaba, pero lo que jamás pensé fue que iba a sentirme abrumada al contemplar la majestuosidad del conjunto antes de subir la escalinata de acceso al templo. Mucho menos pensé que al llegar a la iglesia y darme la vuelta volvería a quedarme embelesada con las vistas. ¡Reconozco que soy fan de unas buenas vistas! En mi Instagram lo habéis podido comprobar.

Recomiendo subirlo con calma y procesar poco a poco cada estatua, cada fuente y las sorpresas que nos enseña cada tramo de escaleras.

Detalle
Esculturas

Pero comencemos por el principio.

Este santuario está situado a unos 5 kilómetros de la ciudad y se puede aparcar fácilmente abajo. Yo recomiendo subir caminando a pesar del desnivel (nada menos que 400 metros de altura, 116 de ellos corresponden con los tramos de escaleras que dan a la iglesia neoclásica), pero es un trayecto muy sencillo (siempre con una botella de agua en la mano, sobre todo si es verano). La subida sorprende primero por un camino de piedra rodeado de naturaleza que permite sumergirse en esta perfecta mezcla de arquitectura y paisaje. Durante este recorrido nos encontramos pequeñas capillas cuyo interior puede observarse a través de unas rejas.

Santuario
Una de las primeras capillas de la subida al Santuario

Después de esta subida ya nos encontraríamos frente a la impresionante escalera barroca y a la iglesia que se alza sobre la frondosa colina. Es un buen momento para girarnos y ver las vistas de Braga, que se irán haciendo más impresionantes a medida que lleguemos al acceso del templo.

La Escadiaria do Bom Jesus (la escalinata) data de diferentes décadas del siglo XVIII y vemos distintos tramos que poco a poco descubriremos que cambian de temática.

Santuario
Escadaira do Bom Jesus

Todos los tramos cuentan con decoración a base de fuentes y estatuas. El primero de los tramos de escaleras es recto y está anexo a dos capillas que representan las estaciones del Via Crucis.

Vistas de Braga
Primer tramo de escaleras con capillas a los lados

El segundo tramo corresponde con la Escadaira dos Cinco Sentidos o escalera de los Cinco Sentidos, en zig-zag con fuentes alegóricas donde, en cada una de ellas, se ve cómo el agua sale de cada uno de los sentidos (oídos, ojos, boca…) de las distintas estatuas. Además, en cada lado de las escaleras hay un santo. Yo os recomendaría ascender la escalera primero por un lado y bajarla por el otro, para no perdernos ninguna de las figuras que se representan.

Santuario
Segundo tramo de la escalera
Esculturas
Esculturas del segundo tramo
Fuente
Una de las fuentes de los Cinco Sentidos

El tercer tramo nos presenta a las Tres Virtudes (Fe, Esperanza y Caridad), de ahí el nombre de este tramo, con fuentes alegóricas que representan las virtudes teologales y que ya nos acercan al Terreiro de Moisés y, con él, al acceso al templo y a las más espectaculares vistas de Braga.

Santuario
Tres Virtudes: Fe, Esperanza y Caridad

La iglesia muestra claramente un estilo neoclásico de gusto italiano que se edificó sobre los cimientos de una antigua ermita construida en 1373 dedicada a la Santa Cruz. Su construcción comenzó en el año 1784 y fue Carlos Amarante quien concibió esta obra monumental. Su construcción finalizó en 1811 y venera al Crucificado. El interior del templo es sobrio y amplio. Merece la pena dedicar un poco de tiempo a observar el altar mayor, donde se representa la Crucifixión de Cristo (en nuestra visita estaba siendo restaurado, pero en la imagen os podéis hacer una idea de cómo es).

Santuario
Exterior de la fachada de la iglesia
Santuario
Interior de la iglesia

Desde luego el conjunto es de lo más vistoso con esa mezcla entre la piedra gris y los paramentos en blanco. También es habitual ver gente haciendo los tramos de rodillas o andando a gatas como penitencia y también, lleno de turistas como es lógico, pues estamos ante uno de los atractivos religiosos más interesantes del país.

Ahora dejo que disfrutéis de algunas imágenes más. ¡Nos leemos en el siguiente post!

Jardines
Desde la entrada de la iglesia
Vistas
Vistas de Braga
Vistas
Vistas de la ciudad