Imprescindible Oporto, Oporto

Mi experiencia con la guía de Lonely Planet – Oporto de cerca

Hoy vengo a contaros mi experiencia con las guías de Lonely Planet. Yo nunca he sido muy de viajar con una guía en la mochila y aunque el año pasado me hice con una de otra editorial para nuestro primer viaje a Oporto, este año decidimos apostar por Lonely Planet.

Diréis, ¿por qué teniendo ya una guía compraste otra? Bueno, el año pasado, como novata en el tema y tras leer muchas opiniones en internet sobre distintas editoriales, al final fui a una librería especializada donde el dueño me recomendó una, definiéndola como muy curiosa y entretenida, muy “maja”. No sé cómo ese comentario no hizo saltar mis alarmas. Al usarla en el otro viaje, resultó ser un tostón aburrido con una información bastante incompleta.

Este año decidimos probar suerte con una guía que a priori por tamaño no nos iba a contar mucho más, pero tenía que probar. La vida está hecha de segundas oportunidades (no para la vieja guía, por supuesto).

La compré con un pequeño temor de que no cubriese mis expectativas. A veces puedo ser un poco exigente, lo reconozco.

Tras pasar casi una semana en Oporto, con esta pequeña lindeza, puedo deciros que es la mejor compra que he podido hacer.

Oporto de cerca – Lonely Planet

El tamaño de la guía es perfecto. Os reconozco que siempre me han gustado más las guías grandes, han llamado más mi atención, como si en ellas fuese a encontrar absolutamente toda la información de las ciudades. Tras probar esta, mi opinión ha cambiado radicalmente. Poder llevar un libro encima que no pesa ni 100 gramos es una maravilla. Cuando no la necesitaba cabía perfectamente en el bolsillo trasero del pantalón y no debía cargar con ella como un peso muerto en la mochila (donde os podéis imaginar que llevaba la polaroid y la compacta, la cartera, los kleenex, inhalador…). No era plan cargar además con una guía que me hiciese sentir que llevaba piedras a la espalda. ¡Nadie necesita romperse el cuello y la espalda, y menos de vacaciones!

Otra de las cosas que me gustó fue encontrar un plano de la ciudad desplegable en su interior. Muy práctico eso de tener todo junto. Desplegarlo, trazar una ruta, plegarlo y a caminar. Además de que al estar dividida en zonas, cada una de ellas comenzaba con un plano detallado mucho más visual y que te permite llevar el plano en la mano sin que eso parezca una sábana si lo necesitas tener a mano.

Mapa desplegable

¿Y qué deciros de la información de la guía? Sinceramente viene lo justo y necesario. En una guía de mayor tamaño, no vais a encontrar mucha más información que la que recoge una pequeña. Además, los sitios más importantes siempre traen información más detallada sobre ellos.

Y como el resto de guías, no puede faltar eso de ocio y restauración, porque no todo va a ser monumentos ¿verdad? Aunque ésta siempre ha sido la parte que menos me ha atraído de las guías. Siempre he sido más de investigar dónde comer en Google porque me resulta más actualizado y aparecen opiniones de la gente y eso siempre es clave para elegir.

Y para terminar, una guía práctica sobre el lugar, cómo desplazarse, lo esencial para un par de días, circuitos a pie o la palabra mágica que siempre buscamos: “gratis”.

Índice de la guía

Conclusión: después de una primera mala experiencia con otra guía, ésta de Lonely Planet sí cubrió mis expectativas. Por eso me he animado a escribiros hoy este post, para recomendaros estas guías en pequeño formato con todo lo necesario para viajes de unos días. Nosotros estuvimos cinco días visitando Oporto y no me sentí desinformada en ningún momento.

Guía Lonely Planet

¿Conocéis estas guías? Contadme vuestra experiencia con esta u otras. ¿O sois más de planificar los viajes por vuestra cuenta sin necesidad de ellas?

Nos leemos en el siguiente post.