Arquitectura, Arquitectura civil, Arte, Fotografía, Imprescindible Oporto, Oporto, Portugal

Centro Portugués de Fotografía, Oporto.

Fachada principal

Tenía muchas ganas de visitar este lugar. Desde el año pasado que visitamos Oporto por primera vez, el Centro Portugués de Fotografía fue uno de esos sitios que no nos dio tiempo a ver y durante todos estos meses estuve pensando en la lista de cosas que debía hacer allí la próxima vez que pudiésemos visitarlo.

Este año, por cosas del destino (y un muy buen precio en Booking) al planificar el viaje con más calma, fue uno de los primeros sitios que visitamos. ¡El primer día!

Si habéis estado en Oporto, habréis pasado por él sin haberos dado ni cuenta. Está situado muy cerca de la Torre de los Clérigos, a sólo unos metros, frente al Jardín de Cordoaria.

Este rotundo edificio se construyó para albergar la Cámara de Oporto y su construcción llevó nada menos que 30 años. Finalmente el uso que se dio a este lugar fue de cárcel y tribunal de apelación hasta el año 1974, momento en el que con la Revolución de los Claveles y el fin de la dictadura salazarista, los presos fueron trasladados a otro centro penitenciario.

Patio interior

Es un edificio que suele pasar desapercibido a pesar de su inmejorable situación pero merece la pena visitarlo si vais con tiempo suficiente.

Hoy se presenta ante nosotros como un lugar que, a través de sus exposiciones temporales de fotografía, invita a la reflexión, como una joya para los amantes de la fotografía y un edificio que nos habla a través de sus muros de su pasado como cárcel.

Esto se aprecia perfectamente en los gruesos y sólidos muros, donde se pueden ver los agujeros de las rejas de hierro que cerraban las estancias y también en sus ventanas, tapadas aún hoy con más rejas.

Además de su interesante historia como edificio, merece la pena echar un vistazo a sus exposiciones temporales en la planta inferior, aunque lo más relevante sea quizás su exposición permanente en el piso superior.

Cualquier apasionado de la fotografía podrá disfrutar mucho de esta exposición. Se trata de una colección extensísima de cámaras fotográficas antiguas, con las míticas Kodak, cámaras de viaje, manuales, en pequeño formato o hasta las cámaras espía escondidas en paquetes de tabaco o latas de refresco.

Este edificio custodia además el archivo fotográfico nacional y su objetivo es promocionar y dar valor al patrimonio fotográfico.

Particularmente, estoy muy satisfecha con esta visita y no dudo de que si os gusta este mundo, disfrutaréis muchísimo de la visita y ¡hasta ver un fotomatón! Sobre todo con esa nostalgia que parece inundar estos últimos años.

Actualmente su horario es de 10.00 a 18.00h de martes a viernes y de 15.00 a 19.00 horas los sábados y domingo. ¡Y es gratis!

No tenéis excusa para no visitarlo porque merece muchísimo la pena.

¡Aquí os dejo unas cuantas fotografías más!

Y si queréis saber más cosas sobre Oporto, no os perdáis los post publicados Imprescindible Oporto I e Imprescindible Oporto II. Y ya os avanzo que habrá muchos más.

¿Conocéis este lugar? Contadme vuestra opinión sobre él. Nos leemos en el siguiente post.